Saltar al contenido

Clientes

Lo mas importante de tu negocio son tus clientes

Las ventas no se pueden realizar sino se encuentra el factor más importantes de todos, y es llamado: “El Cliente”, ya que sin ellos no habrá técnicas ni cursos que valgan la pena. El cliente es lo más importante a la hora de realizar una negociación.
Para entender un poco más de lo que te estoy mencionando te voy a dar una breve definición de cliente: “El cliente es aquella persona que por medio de pagos ya sea en efectivo, cheque o transferencia recibe algún tipo de servicio o producto”. En otras palabras, al cliente hay que tratarlo a la medida de la mejor forma y dependiendo también de la exigencia por quien está prestando dicho servicio o producto, mientras sea mejor la experiencia del cliente en dicho comercio o en cualquier medio que se le esté atendiendo, mayor será la venta y por ende mayor será la ganancia, además que si tratas bien al cliente este a su vez te puede recomendar con otras personas, ya sean conocidos, amigos, familiares o simplemente aquel que necesite de alguna referencia.

Cabe destacar, que existen diferentes tipos de clientes, todos varían de acuerdo a su comportamiento, como por ejemplo, si son de compra frecuente, de compra ocasional o solo compran grandes cantidades, estos últimos están es la espera de servicios altamente capacitados para la elaboración de dicha cantidad o simplemente esperan que se le dé un precio especial por la compra adquirida, es decir; esperan recibir un trato preferencial dependiendo de lo que necesiten.

Por otro lado, estos tipos de clientes ponen a prueba a los emprendedores, ya que si no satisfacen al mismo no podrán tener a su lado, clientes leales, en pocas palabras, el cliente es un factor determinante y sumamente importante en cualquier negociación.
¿Cuáles son los perfiles de los clientes?
Ahora bien, y como se ha dicho con anterioridad el perfil del cliente puede variar dependiendo de sus necesidades y aquí gustosamente te puede enumerar los más comunes, como:

Los Apóstoles: Son las personas partidarias a la idea de tu empresa, están a gusto contigo y con tu producto, y llegan a convertir en embajadores de buena voluntad; es decir, llegan a defender tanto tu producto o tu empresa, que desde ya ves un liderazgo en ellos con una opinión siempre a favor de tu producto o servicio, sin duda alguna son los mejores.
Los Clientes Leales: No están muy lejos de convertirse un cliente apóstol pero le bajan solo un poco a la intensidad; es decir son leales pero no tan intensos como el anterior.
Clientes Terroristas: Este tipo de clientes son muy diferentes al anterior pero demasiado, ya que han tenido una mala experiencia con la empresa o el producto adquirido muy seguidamente, logrando difundir el mal trato o mejor dicho, la experiencia no deseada efectuando que menos personas te compren y así desmantelan tu negocio.
Clientes Potencialmente Desertores: Exteriorizan una conducta un tanto similar al tipo de cliente anteriormente explicado, el terrorista pero con una menor intensidad.
Los Clientes Indiferentes: Este tipo de clientes tienen una actitud que no tiene nada que ver ni con los apóstoles y mucho menos con los terroristas, son los tipos de clientes que tienen una relación neutra con el producto; sino más bien su pensar: “El producto no es bueno ni malo sino todo lo contrario”
Los Clientes Rehenes: Son aquellos que aunque no estén muy a gusto con el producto o servicio, igualmente van allí ya que no les queda otra opción, son muchos factores que hacen que un cliente sea rehén, como por ejemplo, que un mercado que queda cerca de tu casa y no te agrade mucho ese mercado pero no tienes acceso a otro: ya sea por el tiempo o porque no tienes el medio de transporte para buscar otro supermercado te vas a ese aunque no guste mucho.
Los Mercenarios: Son personas muy bien vistas que aparentemente tienen un cierto agrado en el producto pero con muy poco compromiso hacia el producto, este tipo de clientes se puede ver claramente en commodity, donde el precio del bien dicta las condiciones de permanencia del cliente. Este tipo de clientes a su vez se divide en 3:

Los Switchers: Son los que tienen muy pocas marcas favoritas y pueden saltar una de la otra dependiendo si se encuentra en promoción o no.
Los Negociadores: Cambian demasiado de producto todo dependerá si le gusta la marca o no
Los Sensibles al Precio: Son lo que no pueden acceder a ciertos productos y por ende compran el más económico, este va a depender del alcance de su bolsillo. Cabe destacar, que en un país en crisis este es el cliente que más se ve.

No dejes de lado la atención al cliente
Es por ello, y por otras razones más que la atención al cliente imprescindible en todos los negocios,  si bien se trata de una herramienta de mercadeo puede ser muy eficaz y al mismo tiempo satisfactorio tanto para el cliente como para el propio empresario, pero para lograr un verdadero compromiso es necesario que la empresa tenga ciertas normas para lograr una perfecta paz y armonía en el trabajo, en la comunidad y en donde tú te encuentres, además quisiera recalcar que es por esta razón que existe la frase célebre: “el cliente siempre tiene la razón” aunque muchos no lo crean así. En fin, la razón de todo es enamorar al cliente y trates en lo posible de lograr clientes leales esa es la base de todo.